Hermandad del Santo Entierro

Viernes Santo

Información general

Nombre Completo

Pontificia y Real Hermandad y Cofradía de Ntro. Señor Jesucristo Yacente (Santo Entierro), Ntra. Sra. de las Lágrimas y Santiago Apóstol

Sede Canónica

Parroquia de Santa María la Real (Iglesia de San Agustín)

Día de salida

Viernes Santo

Fundación

13 de agosto de 1604 
(Se aprueban sus primeras reglas)

Hna. Mayor

Dª. Carmen Mª. Gutiérrez Algaba

Hermanos

620 aprox.

Número de pasos

2

Costaleros

Asociación Costaleros y Capataces “San José”

Casa Hermandad

A la vuelta de la parroquia calle Chapín

La Hermandad en Internet

Breve historia

Los inicios de esta Hermandad están ligados a la conquista de la ciudad por los cristianos en el año 1230, apareciendo la Ermita de Santiago en el interior de la Alcazaba árabe y erigida por los caballeros de la orden militar de Santiago que acompañaban al rey Alfonso IX de León en la toma de Badajoz. Igual ocurriría con otra de las iglesias levantadas, la de Santa María de Calatrava.

Pero no será hasta el año 1604 cuando se aprueban las reglas definitivas de la Cofradía por el licenciado Martín Canveco y se acudió al Papa Clemente VIII, que expidió un Breve Pontificio el 9 de enero de 1905.

Durante el s. XVII la cofradía realizaba un descendimiento con el anterior Cristo articulado que, una vez descendido, se introducía en la urna para realizar estación de penitencia en el Santo Entierro.
Esto se realizaba hasta su sustitución por la portentosa e impresionante talla que hoy se utiliza y que parece datar del s. XVII.

En la representación figuraban las cruces e imágenes de los dos ladrones que acompañaron a Jesús en su muerte (Dimas y Gestas), San Juan y María Magdalena para completar el misterio del Calvario. También poseía como tercer titular a Santiago Apóstol a caballo.

En 1812 es destruida la Ermita de Santiago durante el asedio del Lord Wellington en la guerra de la Independencia y se establece provisionalmente en el desaparecido convento de los Remedios, regido por las Monjas Trinitarias.

En 1870 las monjas son expulsadas del convento y los titulares de la Hermandad se incorporan a la parroquia más cercana, la de Santa María la Real, hasta la actualidad.

Cada cinco años, desde su recuperación en el año 2002, y cada vez con mayor participación cofrade y popular, se realiza en Badajoz la “Procesión Magna del Santo Entierro” y casi todos los pasos de Cristo que han procesionado durante la Semana Santa enriquecen el cortejo del Viernes Santo.

En la última celebrada en 2022 participaron Entrada Triunfal de Cristo en Jerusalén, Cristo Rey. (La Borriquita), Nuestro Padre Jesús de la Humildad (Oración en el Huerto), Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia (Amarrado a la Columna), Santísimo Cristo de la Humillación (Ecce Homo), Santísimo Cristo de la Caridad en su Sentencia, Nuestro Padre Jesús de la Espina, el paso de misterio del Santísimo Cristo de la Angustia y María Santísima de la Misericordia, Santísimo Cristo del Amor, Santísimo Cristo del Descendimiento, Nuestra Señora de la Piedad y los dos pasos del Viernes Santo, Nuestro Señor Jesucristo Yacente y Nuestra Señora de las Lágrimas.

Es la procesión oficial y más importante de Badajoz y en ella participan las máximas representaciones de instituciones religiosas, civiles, militares y entidades de la ciudad, así como un gran cortejo de nazarenos y enseres.

Titulares

Nuestro Señor Jesucristo Yacente

La imagen es una talla portentosa de finales del s. XVII o principios del s. XVIII y de autor desconocido, posiblemente de escuela castellana. El Cristo fue restaurado por la Consejería de Patrimonio de la Junta de Extremadura entre los años 2005-2006, por Miguel Ángel Ojeda Zarallo.

La naturalidad serena y solemne de su rostro contrasta con el violento “rigor mortis” de su cuerpo. Los limpios rasgos de su cara y el cuidado tallado de su pelo y de su barba, configuran un magnífico trabajo, enfatizado por el realismo que presentan las inflamadas venas de sus sienes, que muestran las marcas dejadas por las espinas de la corona. Así como la lágrima de sangre que cae por su mejilla, mientas la boca permanece entreabierta.

La belleza plástica del Cristo Yacente se transforma en patetismo al ver su cuerpo en escorzo y lacerado.

Las heridas abiertas en sus hombros, rodillas y piernas, junto con la frialdad de los huecos dejados por los clavos, aumentan el sufrimiento que desprende la talla. El Cristo Yacente tiene en su pecho un sagrario que, una vez cerrado, pasa casi inadvertido al servir su pecho tallado como puerta del mismo. Las andas lucen un magnífico trabajo de tallado y dorado de estilo barroco, obra de José Benítez y Antonio Flores de Casa Artex. La canastilla, con decoración vegetal, va rematada por doce cabezas de ángeles. Dos ángeles de cuerpo entero y de gran tamaño, en la parte trasera del paso, junto a la urna.

Los respiraderos están divididos en diez tramos. Los seis laterales están rematados por medallones con símbolos de la pasión de Jesús y en el frontal con el escudo de la cofradía bajo la corona real. Los faldones de terciopelo negro, llevan bordado en rojo y oro el escudo de la cofradía. Dispone de cuatro candelabros de estilo barroco, de metal repujado y bañados en oro. Cada uno de ellos tiene cinco brazos y terminan en tulipas o guardabrisas grabados, donados por el hermano de la cofradía, Antonio Luis Paulo do Coito, en el año 2009.

La urna realizada en madera tallada y dorada por Casa Artex y regalada por Víctor de la Cruz en 1909. Descata su estilo sencillo con detalles barrocos, llevando cuatro medallones grabados (cruz de toalla con la lanza y la esponja, tres clavos, columna con los flagelos y el gallo y la cruz de Santiago).

Nuestra Señora de las Lágrimas

La imagen de la Virgen de las Lágrimas es talla anónima de finales del s. XVII y restaurada en Sevilla entre 2010-2011 por el prestigioso restaurador Enrique Gutiérrez Carrasquilla.

Parece ser, según datos del archivo Diocesano de Badajoz, que la imagen de vestir que hoy procesiona se realizó entre 1686 y 1695, tallándose las manos en 1709 y aunque se desconoce, el autor es de escuela castellana. Por las fechas señaladas parece que esta imagen vino a sustituir a otra anterior del s. XVI.

La Virgen es incomparable, dotada de una delicadeza natural y belleza única. Destaca su palidez de rostro que junto con sus ojos prácticamente cerrados que solo dejan entrever su iris, su boca lívida entreabierta y sus manos unidas, presentan a una Virgen muerta, yerta; estado que muchos han llamado la “dormición de la Virgen”.

Las lágrimas de sus mejillas le dan un soplo de vida y bañan la delicadeza de su rostro, entre sufrimiento y la paz más serena.

La Virgen va vestida a la antigua usanza, con el típico rostrillo de blonda bordada que enmarca su cara.

Sobre él luce una magnífica toca de malla de oro bordada en oro, obra y regalo de Juan Peña.

En la procesión lleva un vestido de terciopelo negro y bordado en oro por las Religiosas Adoratrices del Convento de San José de Badajoz.

El manto es de terciopelo negro, de gran valor artístico, salpicándole el enlutado con orquídeas bordadas en oro, regalado por las señoras Carmen y Antonia de Miguel en 1910.

Este manto fue pasado a un nuevo terciopelo por las monjas Adoratrices de Badajoz, las cuales añadieron algunos bordados de gran calidad.

Posee otro manto para el camarín, también de terciopelo negro y bordado con aplicaciones de oro, realizado por las camareras de la Virgen.

Lleva sobre su cabeza una maravillosa diadema de plata con detalles en oro, realizada en los talleres del Maestro Orfebre Burrero en 1765 y donada por Miguel Martínez de Vega.

Del mismo autor del s. XVII es la destacada media luna de plata con adornos sobredorados que se dispone a sus pies para momentos señalados.

La Virgen descansa sobre unas nuevas parihuelas realizadas, casi por completo, en el año 2017. Este nuevo paso está hecho a conciencia y a medida para poder franquear la gran dificultad que entraña la salida y entrada por la puerta de la iglesia de San Agustín y su escalinata.

La advocación de la Virgen de las Lágrimas parece tener origen franciscano “Juxta Crusem Lacrimosa” y se origina frente a la opinión de San Ambrosio que negaba que la Virgen hubiera llorado.

Escudo

En el centro del escudo encontramos la cruz de Santiago con una corona de espinas y en su interior un Ave María. A los lados de la cruz hay dos medallones uno con el escudo papal de Clemente VIII y el otro con escudo de armas del Rey Carlos III

Actos y Cultos de 2023

Del 6 al 8 de marzo: Triduo en honor a Nuestra Señora de las Lágrimas.

31 de marzo, Viernes de Dolores: Vía Crucis con la sagrada imagen del Cristo de la Buena Muerte por el Casco Antiguo.

Julio 25. Celebración de la Festividad de Santiago Apóstol.

Procesión de 2023

Los horarios de Salida y Carrera Oficial (marcadas en negrita) son oficiales, el resto de horas son aproximadas.

Salida. Plaza San Agustín
18:00
C/ José Lanot
18:15
Pl. De la Soledad
18:30
C/ Francisco Pizarro
18:45
Pl. López de Ayala
19:00
C/ Menacho
19:15
C/ Vasco Núñez
19:20
Pl. Minayo
19:45
C/ Obispo San Juan de Ribera
20:00
Plaza España (Carrera Oficial)
20:15
C/ Donoso Cortés
20:45
C/ Bravo Murillo
21:00
C/ Arias Montano
21:30
C/ José Lanot
22:00
Entrada Iglesia
22:30

Parroquia de Santa María la Real (Iglesia de San Agustín)

Datos procesión de 2023

Ntro. Sr. Jesucristo Yacente: Cuadrilla 32 costaleros perteneciente a la Asociación de Costaleros y Capataces “San José”

Ntra. Sra. de las Lágrimas: Cuadrilla 35 costaleros y 35 costaleras perteneciente a la Asociación de Costaleros y Capataces “San José”

Ntro. Sr. Jesucristo Yacente: Juan Antonio Silva de Lima perteneciente a la Asociación de Costaleros y Capataces “San José”

Ntra. Sra. de las Lágrimas: Ricardo Becerra Cortés  perteneciente a la Asociación de Costaleros y Capataces “San José”

Ntro. Sr. Jesucristo Yacente: Trío de Música de Capilla 

Ntra. Sra. de las Lágrimas: Banda Municipal de Música

Coronitas para el paso del Cristo.

Restauración de los ángeles, de tamaño natural, del siglo XIX, que acompañan al Cristo Yacente

Restauración de la Cruz de Guía.

Plateado de las ánforas del palio.

Restauración del farol de cola, suelo y candelabros del palio por Paula Orfebre.

Rincón con encanto

Sin lugar a dudas y por su gran dificultad en salvar las escaleras de la Iglesia, la salida y entrada se han convertido en uno de los momentos cumbres de la Semana Santa de Badajoz.

Su discurrir por las calles más estrechas del Casco Antiguo, junto con el respeto y silencio del cortejo, crean una sensación de auténtico luto y dolor por la muerte de Nuestro Señor Jesucristo.

Desde la salida y hasta la Carrera Oficial, le acompañan las más altas autoridades eclesiásticas, civiles, institucionales y militares de la ciudad

Marchas Dedicadas

No tiene ninguna marcha dedicada.

Cartelería

Noticias San Roque